Las nuevas tecnologías de la información y la comunicación pueden facilitar nuevas formas de protesta y empoderamiento popular. Un desafio para los poderes establecidos, que se defienden con tecnocensura y ciberrepresión. El ciberactivista Alberto Escorcia las ha sufrido.