Modelo de ciudad

Democracia abierta

Volver al listado principal

Garantizar derechos básicos, cambiar el modelo de ciudad y conquistar una ciudad para la vida exige un cambio radical en la forma de tomar las decisiones, de concebir las instituciones y de gestionar la ciudad. Una ciudad inteligente es una ciudad que da voz a la inteligencia colectiva en la toma de decisiones. Por ello, necesitamos transformar el Ayuntamiento, poner fin a las malas prácticas, aplicar más el sentido común y generar instituciones menos burocratizadas y más eficaces para resolver los problemas concretos de las personas que viven en Barcelona. Debemos dotar de un nuevo sentido y de fuerza conceptos utilizados de manera demasiado utilitaria o funcional, como participación, transparencia, autogestión y control ciudadano. 

Medidas de ciudad

Medidas de distritos y barrios