Velar para que los vecinos y las vecinas asignen una parte del presupuesto municipal

La ciudadanía podrá promover y priorizar proyectos a los que se asignará una parte del presupuesto municipal, fomentando así un mejor conocimiento por parte ciudadana y del tejido asociativo de la resolución de los problemas urbanos y democratizando la priorización de una medida por motivos económicos.

Un presupuesto participativo es un proceso digital y presencial; por tanto, se incluye dentro del proceso integrado de participación digital y presencial para conseguir una ciudad democrática. Es por ello que nos comprometemos a:

  • Asegurar que un mínimo del 5% del presupuesto municipal sea asignado por los vecinos y vecinas de los distritos en proyectos y propuestas que ha presentado la misma ciudadanía (como, por ejemplo, en el proyecto Better Reikiavik, Islandia, y muchas otras experiencias en el ámbito local e internacional).

  • Fomentar que cada vez más proporciones del presupuesto municipal puedan ser asignadas participativamente, de forma progresiva y en función de la experiencia y resultados obtenidos.

  • Elaborar el presupuesto participativo en el ámbito de distritos y, si se considera viable, de los barrios, para fomentar escaleras más cercanas a la población y para facilitar una proximidad de las necesidades de la ciudadanía.

  • Respetar la priorización de los proyectos surgida del proceso participativo y, si se considera necesario, fomentar procesos de democracia deliberativa y búsqueda de consenso antes de la votación final sobre qué propuestas se quieren priorizar.

Tipo Modelo de ciudad: 
Democracia abierta
Tema: 
Participación, transparencia y rendición de cuentas
Presupuestos y fiscalidad