Reestructurar las prioridades y funcionamiento de las instituciones y los equipamientos culturales

La institucionalización de la cultura en nuestra ciudad ha adquirido grandes dimensiones, tanto en equipamientos como en la organización administrativa. Algunos organismos, como el Institut de Cultura de Barcelona, han centralizado excesivamente la gestión cultural de la ciudad destinando la mayor parte del presupuesto a la actividad propia, a los grandes equipamientos y a las industrias creativas. Una nueva política de la cultura en Barcelona requiere reorganizar y democratizar estos organismos. Por eso proponemos:

  • Revisar la política del Institut de Cultura de Barcelona promoviendo una mejor redistribución de sus recursos y favoreciendo los proyectos impulsados por el tejido cultural de base.

  • Introducir la ciudadanía en los espacios de toma de decisión, hasta ahora reducidos a un Consejo de Cultura no vinculante.

  • Democratizar los grandes equipamientos culturales de la ciudad, como el MACBA, estableciendo la elección de los cargos de dirección de las instituciones públicas bajo riguroso concurso público, una dirección de los centros sometida a mecanismos de transparencia y rendición de cuentas, y la constitución de nuevos patronatos con la participación de los sectores ciudadanos.

  • Elaborar un plan integral de medidas para democratizar la gestión pública en el sector.

  • Nombrar los directores y equipos directivos de BTV, la radio local y los medios públicos donde el Ayuntamiento de Barcelona tenga un papel de acuerdo a criterios estrictamente profesionales y por un mandato de seis años.

Tipo Modelo de ciudad: 
Democracia abierta
Tema: 
Cultura
Participación, transparencia y rendición de cuentas