Reducir la contaminación atmosférica, acústica y visual

La contaminación atmosférica es el primer problema ambiental de Barcelona que afecta a la salud de las personas, ya que supera los límites legales de la Unión Europea, y mucho más aún las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud. Para ello proponemos:

  • Promover el transporte público para reducir el transporte privado motorizado, principal fuente de contaminación atmosférica y acústica.

  • Pacificar el tráfico potenciando la bicicleta y los desplazamientos a pie, con una red de vías verdes.

  • Potenciar la creación de zonas urbanas de atmósfera protegida (ZUAP) que tengan en cuenta la localización de instalaciones sensibles (centros educativos, geriátricos de salud, etc.).

  • Promover la disuasión del automóvil en el centro de la ciudad y los espacios de actividad comercial, creando plazas de aparcamiento disuasorias (park&ride) en la corona metropolitana con tarifas integradas en el título de transporte público.

  • Implementar un Plan de Electrificación progresiva del Puerto de Barcelona y un Plan de control ambiental de obras de edificación para la limitación de partículas y ruido.

  • Desarrollar una campaña de sensibilización de las causas y efectos de la contaminación así como de las medidas aplicadas para combatirla, y aumentar los puntos de control y de información.

  • Disminuir el exceso de publicidad, eliminando la mayor parte de la publicidad vial, como ya se está haciendo en ciudades como Grenoble.

Tipo Modelo de ciudad: 
Cambio de modelo
Tema: 
Ecología
Urbanismo, vivienda y movilidad