Recuperar el agua como bien común

El agua es un bien común indispensable para la vida y el acceso a agua de calidad es un derecho humano reconocido por las Naciones Unidas.El Ayuntamiento debe garantizar el acceso universal, y su gestión debe guiarse por criterios sociales y ambientales, y no estar sometida al negocio privado. Sin embargo, hoy la gestión del agua en Barcelona es privada, los precios finales se han disparado en los últimos años -un aumento del 70% desde el 2009 según datos de la Agencia Catalana del Agua- y decenas de miles de familias han sufrido cortes de suministro.

La concesión del agua a una empresa dominada por Agbar en 2012 fue un proceso opaco, lleno de irregularidades, y sobre el que la propia Oficina Antifraude ha señalado muchas dudas. Hay que situar esta decisión en la lógica de sumisión de las administraciones públicas a los intereses privados, que acaba suponiendo un sobrecoste en el recibo de un bien esencial. En Barcelona pagamos casi el doble de tarifa de suministro que en ciudades vecinas del área metropolitana con gestión pública. Como alternativa a esta situación, proponemos:

  • Impulsar una revisión profunda del proceso de privatización de la distribución de agua y del saneamiento.

  • Hacer uso de los instrumentos al alcance del Ayuntamiento para lograr la municipalización del agua y para poder llevar a cabo así una gestión pública y democrática.

  • Avanzar en la definición de políticas sociales y ambientales con transparencia, participación y control ciudadano.

  • Impulsar procesos similares a los de otras ciudades europeas -París, Berlín o Nápoles-, que están demostrando que la remunicipalización aporta muchos beneficios a la ciudadanía.

  • Intervenir, mientras tanto, en el área metropolitana para que se garantice el suministro a todo el mundo y para que se regulen adecuadamente las tarifas, controlando que los costes declarados sean justificados y no escondan una gestión ineficiente o beneficios ilegítimos.

  • Plantear mejoras en la estructura tarifaria para abaratar los consumos más básicos y penalizar los consumos elevados, avanzando hacia una tarifación social y ecológica real.

Tipo Modelo de ciudad: 
Cambio de modelo
Tema: 
Derechos humanos, civiles y sociales
Ecología
Participación, transparencia y rendición de cuentas