Promover el alquiler social y la vivienda en régimen cooperativo

Los precios de la vivienda en Barcelona, ya sean de compra o de alquiler, dejan fuera un grueso importante de la población. Asimismo, la regulación del régimen de alquiler posibilita subidas indiscriminadas de los precios cada 3 años que no permiten llevar a cabo un proyecto de vida estable.

Así pues, hay que incentivar regímenes de tenencia diferentes a la propiedad y el alquiler como son el alquiler social, el régimen cooperativo, el derecho de superficie y la granja urbana. Para avanzar en este objetivo, proponemos:

  • Estimular la creación de cooperativas en cesión de uso a través del acceso al crédito y la facilitación de los procesos administrativos.

  • Ejercer la intermediación con propietarios de viviendas para promover el alquiler social.

  • Ejercer la intermediación con propietarios de fincas en régimen de propiedad vertical para fomentar el régimen cooperativo.

  • Realizar reservas de vivienda de alquiler social en las nuevas construcciones y en las obras de gran rehabilitación que se llevan a cabo en la ciudad existente y en los nuevos desarrollos urbanísticos. En concreto, planteamos:

    • Reservar un 20% de techo para colectivos en especial situación de vulnerabilidad en las operaciones privadas de construcción y rehabilitación de más de 2.000 m2.

    • Plantear, a medio plazo, que en barrios con una especial carencia de vivienda accesible, la reserva se pueda hacer en solares de 800m2 como ya ocurre en París.

    • Reservar, en los nuevos desarrollos urbanísticos, un 30% del nuevo techo para vivienda en alquiler social o en régimen cooperativo.

Tipo Modelo de ciudad: 
Cambio de modelo
Tema: 
Urbanismo, vivienda y movilidad