Impulsar una fiscalidad municipal más justa y ecológica

Debido a las grandes limitaciones derivadas de la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, actualmente los ayuntamientos no pueden aumentar su previsión de gastos no financieros por encima de un porcentaje reducido fijado por el Consejo de Ministros (1,3% en 2015 y 1,5% en 2016). Así, aunque se cierre el ejercicio en superávit, este se destinará a cubrir la deuda. La única excepción es la adopción de un cambio normativo que conlleve un incremento permanente en la recaudación (es decir, un aumento de la carga tributaria de la ciudadanía).

Por tanto, con el fin de poder ofrecer el abanico más amplio posible de políticas sociales proponemos:

  • Estudiar formas de incremento sostenible de los ingresos tributarios de los ayuntamientos, a través, por ejemplo, de la creación de nuevas tasas, especialmente las derivadas de la utilización privativa del espacio público, como el streetmarketing o la tasa turística).

  • Prever y mejorar determinadas bonificaciones fiscales para las personas con más necesidades, así como conseguir un Imupesto de Biene Immuebles de carácter social y progresivo.

  • Llevar a cabo una revisión global del sistema de tasas y bonificaciones fiscales municipales para favorecer una transición hacia una sociedad con menos impacto ecológico y que atienda mejor las necesidades sociales y la diversidad funcional, en la línea de lo que defiende la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico y que ya han empezado a aplicar otras ciudades.

  • Trabajar para reducir el elevado impago de ingresos públicos existente, especialmente en relación con las multas y las sanciones interpuestas por el Ayuntamiento, para aprovechar la vía legal de destinar el superávit a inversiones sostenibles.

Tipo Modelo de ciudad: 
Cambio de modelo
Tema: 
Diversidad funcional
Ecología
Pobreza y exclusión
Presupuestos y fiscalidad