Impulsar un nuevo pacto de convivencia para la ciudad

La buena convivencia y el civismo son dos requisitos importantes para la existencia de una Barcelona más amable y humana. La actual ordenanza del civismo, sin embargo, constituye un marco regulador insuficiente, y en muchos casos, contraproducente, para la gestión democrática de la convivencia en la ciudad. Para remediar esta situación, proponemos:

  • Derogar las normas de la actual ordenanza que facilitan abusos de poder sobre las personas más vulnerables y la estigmatización de colectivos y personas según etiquetas preestablecidas.

  • Impulsar un nuevo pacto de convivencia, inclusivo, democrático y no discriminatorio para la ciudad.

Tipo Modelo de ciudad: 
Ciudad para la vida
Tema: 
Acción social y comunitaria
Derechos humanos, civiles y sociales
Pobreza y exclusión
Seguridad y convivencia