Garantizar un techo a las personas sin hogar

Una Barcelona inclusiva debe construirse a partir de un compromiso potente con las políticas de lucha contra la pobreza y a favor del acceso de las personas más vulnerables a niveles de vida dignos. El incremento de personas que viven en la calle es uno de los efectos del empobrecimiento en nuestra ciudad. Informes recientes calculan que ha habido un crecimiento del 54,8% entre 2008 y 2013 de las personas que pernoctan en la calle. Para hacer frente a esta realidad se propone:

  • Realizar un censo claro y transparente del número de personas que viven en la calle y sus necesidades.

  • Impulsar un plan conjunto con las entidades sociales que ya trabajan en la cuestión para reorientar los itinerarios de inclusión con estrategias orientadas a garantizar una vivienda (estrategia housingfirst) como mecanismo para rehacer los vínculos sociales.

  • Velar por que las políticas de lucha contra el sinhogarismo estén basadas en la prevención y la atención desde una perspectiva de fomento de la autonomía personal y de los vínculos relacionales, de reducción de los riesgos vitales y de fortalecimiento de las capacidades.

Tipo Modelo de ciudad: 
Derechos básicos
Tema: 
Acción social y comunitaria
Derechos humanos, civiles y sociales
Pobreza y exclusión
Urbanismo, vivienda y movilidad