Garantizar la accesibilidad de las personas con diversidad funcional en la ciudad

Trabajar para conseguir una progresiva eliminación de las barreras arquitectónicas de acceso a los diferentes ámbitos de la ciudad, como son los edificios, los transportes y la vía pública, es un aspecto básico del derecho a la movilidad de todas las personas.

En este capítulo se ha avanzado ya bastante en cuanto a la adaptación de las estaciones de metro y FGC, adaptadas en un 87% y un 96% respectivamente, y también en cuanto a los buses y tranvía, adaptados en su totalidad desde 2007. Renfe se encuentra más retrasada, fijando la Generalitat como objetivo conseguir el 70% de estaciones de Cercanías adaptadas en 2015.

En cuanto al espacio público, equipamientos, servicios y vivienda, todavía se cometen errores, como ponen de manifiesto dos de los principales proyectos de esta legislatura, Diagonal y Paseo de Gracia, que han recibido críticas por falta de adaptación a diferentes colectivos.

Con el objetivo de mejorar y evitar futuros problemas, planteamos:

  • Trabajar conjuntamente con los colectivos implicados en Planes de accesibilidad a equipamientos, áreas de trabajo, o determinados barrios, cuando se detecte la necesidad, asegurando el diálogo y participación previa con asociaciones y entidades de personas con diversidad funcional a la hora de diseñar estos espacios.

  • Codiseñar un servicio de apoyo para hacer visitas a aquellos espacios de la ciudad que, por su naturaleza (grandes pendientes, elementos patrimoniales no modificables, etc.), no puedan ser adaptados en su totalidad.

Tipo Modelo de ciudad: 
Ciudad para la vida
Tema: 
Diversidad funcional
Urbanismo, vivienda y movilidad