Democratizar los medios de comunicación públicos y favorecer las radios, las televisiones y la prensa comunitarias

A pesar de que la Administración local no tiene competencias para regular el mercado de la información, la Carta Municipal y unos presupuestos anuales cercanos a los 2.500 millones de euros dotan al Ayuntamiento de recursos que pueden permitir pasar de una política de propaganda al servicio de los partidos que gobiernan la ciudad y de las élites a una política de comunicación efectiva que responda al principio general que el derecho a la información pertenece a la ciudadanía. Para lograr este objetivo nos planteamos:

  • Revisar los recursos públicos que se destinan a la propaganda, estudiando qué medios (y en qué cantidades) se benefician de las subvenciones directas o indirectas y qué costes tiene para la ciudad el mantenimiento de BTV, de la emisora local y de la Xarxa de Comunicació Local de la Diputación de Barcelona.

  • Promover dentro los medios de comunicación públicos el ejercicio pleno del derecho a la información y la libertad de expresión en un marco plural que fomente la formación de una opinión pública informada. Los trabajadores de los medios públicos deberán dotarse de estatutos de redacción, como el de BTV, que garanticen el libre ejercicio de la profesión, la cláusula de consciencia, el secreto profesional y los derechos reconocidos por el Estatuto-marco aprobado por el Colegio de Periodistas de Catalunya.

  • Fomentar la creación de un Consejo Ciudadano de la Información, independiente del equipo de gobierno y de los partidos, y con participación directa de la ciudadanía. Este consejo determinará las líneas de actuación del ayuntamiento en el ámbito de la comunicación, fijará la composición y las funciones de los consejos de administración de los medios públicos, así como los criterios de selección de las respectivas direcciones. Los consejeros y consejeras del CCI serán elegidos por organizaciones representativas, por especialistas y por colectivos sociales, siguiendo modelos de otros países como el Board of the Recognition Panel del Reino Unido, el Consejo de Comunicación del Audiovisual del Uruguay o el Consejo de Regulación y Desarrollo de la Información y Comunicación de Ecuador.

  • Dar soporte humano y material a los proyectos comunitarios ya existentes para contribuir a su consolidación, a la producción de contenidos y potenciar su difusión. Contribuir igualmente a la creación de nuevos canales y medios de comunicación por parte de los colectivos o las comunidades que lo soliciten y que respondan a necesidades de la ciudadanía.

  • Facilitar la cooperación de los medios comunitarios con los medios públicos municipales y la integración de sus producciones en la programación en una relación de reciprocidad y de respeto a su independencia.

  • Impulsar la existencia de organismos internos como los consejos informativos o comités profesionales y consejos de redacción, así como la definición explícita y pública de códigos de conducta que vinculen el ejercicio de la libertad de prensa a parámetros de responsabilidad social.

Tipo Modelo de ciudad: 
Democracia abierta
Tema: 
Participación, transparencia y rendición de cuentas
Sociedad del conocimiento