Apostar por nuevas formas de gestión en común

El escenario de crisis está transformando la relación entre la administración local y las organizaciones sociales, así como sus papeles respectivos en la gestión de servicios y bienes públicos. En este contexto, surgen experiencias de gestión participativa que cuestionan la expansión de la externalización de servicios a empresas privadas, al tiempo que representan la posibilidad de mayor incidencia y control ciudadano sobre diversos ámbitos y fases de las políticas públicas. Ejemplos como el Ateneu Nou Barris, Can Batlló, el Ateneu l'Harmonia, la Casa Orlandai o La Farinera del Clot muestran que el valor y éxito de estos proyectos reside en el grado de apropiación comunitaria y en los lazos de cooperación social sobre los que se han construido. Por ello proponemos:

  • Apostar por nuevas formas de gestión públicocooperativas y públicocomunitarias que refuercen el sentido de pertenencia y de lo común.

  • Avanzar también en formas de coproducción de políticas locales hechas desde la implicación de actores sociales, entidades y colectivos en el diseño, la decisión y la implementación.

  • Impulsar actuaciones administrativas, jurídicas y económicas concretas que faciliten y fortalezcan el papel de actores sociales, organizaciones y colectivos en la gestión públicocomunitaria con el fin de asegurar la democratización en las decisiones sobre los bienes comunes de la ciudad, tal y como lo plantea la Plataforma por la Gestión Ciudadana en la defensa de la gestión comunitaria de los servicios y equipamientos públicos.

Tipo Modelo de ciudad: 
Democracia abierta
Tema: 
Participación, transparencia y rendición de cuentas