Por el derecho a una cultura como bien común

Desde el Eje de Cultura de Barcelona en Comú queremos expresar la vigencia de los valores y estrategias contenidas en el programa cultural con el cual nos presentamos a las últimas elecciones municipales. Un programa coral, abierto y transversal, redactado por una gran diversidad de agentes del mundo de la cultura y la ciudadanía, y debatido y consensuado públicamente a través de diferentes encuentros con una gran asistencia. Este programa recibió un apoyo mayoritario durante las pasadas elecciones. Por lo tanto, sus valores tienen que continuar formando parte del eje vertebral de las políticas de la concejalía de cultura del Ayuntamiento de Barcelona, más allá de las alianzas de gobierno que conforman actualmente el consistorio.

El programa cultural de Barcelona en Comú se construye en consonancia con las diferentes líneas de acción que hoy se desarrollan desde un gobierno municipal que trabaja día en día para construir una ciudad más digna y habitable, en favor del bien común. Nuestro programa es fruto de la participación de toda la ciudadanía y es por eso que las políticas culturales se tienen que desarrollar también en sintonía con el resto de procesos de democratización abiertos desde el actual consistorio. El relato y las prácticas de la concejalía de cultura de ninguna forma tendrían que entrar en contradicción con el resto de estrategias, medidas y procesos abiertos desde las diversas áreas del Ayuntamiento de Barcelona.

Por todo esto instamos al actual equipo del Institut de Cultura de Barcelona a continuar trabajando poniendo en primer plano de sus líneas estratégicas aspectos tan transversales en el gobierno de la ciudad cómo: 

  • la democratización, la transparencia y las buenas prácticas; la lucha contra la precariedad laboral del sector (tanto en la ejecución de la práctica artística, como en el sector servicios);
  • la descentralización, el apoyo a nuevas formas económicas, los programas de proximidad, de educación y de cultura comunitaria en diálogo con los barrios y los territorios; la importancia de la cultura popular; el acceso a los recursos; 
  • la experimentación y la investigación; el papel del espacio público como eje cultural de sociabilidad; el trabajo en red entre equipamientos y ciudadanía; 
  • la cultura abierta de los archivos y el patrimonio; las políticas de innovación y el apoyo a la creatividad, conjuntamente con la implementación de instrumentos para garantizar la participación democrática y activa de la ciudadanía en la toma de decisiones, y, finalmente, el diseño y la ejecución de políticas públicas de cultura.

Al mismo tiempo instamos, apoyamos y nos ofrecemos a cooperar activamente con organizaciones ciudadanas, colectivos y agentes del sector que hacen una tarea imprescindible de fiscalización de la gestión pública mediante varias herramientas. Su tarea es clave y hace visible una salud democrática del sector y un músculo social creciente que comparte buena parte de los aspectos antes detallados. 

Creemos que todos y todas, como ciudadanía implicada en la cultura de nuestra ciudad, somos actores políticos que desde diferentes lugares podemos y tenemos que continuar colaborando para impulsar el derecho a la cultura como bien común en Barcelona.

Eje de Cultura de Barcelona en Comú