Las políticas valientes de Barcelona han hecho de la ciudad referente mundial

Esta semana está marcada por el tercer aniversario de la ‘primavera municipalista’ del 2015, cuando nuestra candidatura ciudadana desbordó Barcelona y ganó las elecciones. Aquella victoria representó un auténtico terremoto en la política municipal y, en Barcelona En Comú, queremos aprovechar este hito para hacer balance de estos tres años de cambio.

Decíamos que veníamos a hacer las cosas de otra manera y así lo hemos hecho. Estamos orgullosas de tener una alcaldesa valiente que se deja la piel por la gente común y no se rinde ante los lobbies:

  • Una alcaldesa valiente que ha creado una nueva unidad antidesahucios que ha ayudado a más de 2.000 familias a quedarse en su casa. Ha puesto las primeras multas a los bancos por tener pisos vacíos.
  • Una alcaldesa valiente que ha puesto freno a la masificación turística que amenaza los barrios, con un plan que limita la construcción de hoteles y prioriza la construcción de vivienda en toda la ciudad.
  • Una alcaldesa valiente que se ha enfrentado a las grandes empresas para evitar que se corten los suministros a las personas que no pueden hacer frente a las facturas de luz y agua. Ha creado un operador energético municipal para que tengamos control democrático sobre este bien común.
  • Una alcaldesa valiente que no tiene miedo a la transparencia y que quiere hacer del ayuntamiento una institución libre de todo tipo de corrupción. Ha puesto en marcha un buzón ético para que los trabajadores municipales puedan denunciar posibles malas prácticas de manera segura.
  • Una alcaldesa valiente que no tolera ni el odio ni el fascismo y que apuesta para recuperar la memoria de las víctimas del franquismo y recoser las heridas. Ha quitado las últimas placas franquistas de los edificios, ha prohibido la celebración en Montjuic de la misa por los sublevados del bando fascista en la Guerra Civil y retirado la medalla de oro del alcalde falangista, Miquel Mateu.

Gracias a esta valentía, tres años después, el gobierno de BComú es referente internacional:

  • El proyecto de cambio en Barcelona ha ganado un alto prestigio internacional: en su último informe anual, Housing Europe puso Barcelona como ejemplo de cómo las ciudades están haciendo frente a la crisis de vivienda. De la misma forma, en las últimas semanas han sido mención de premios internacionales la Superilla de Poblenou (Premio Europeo del Espacio Público Urbano) y la propia Barcelona En Comú (Transformative Cities).
  • Importantes medios internacionales han destacado el carácter innovador de las políticas de Barcelona, como por ejemplo la Superilla de Poblenou (The New York Times), la apuesta por la soberanía tecnológica (Wired), o las medidas contra la corrupción (Le Monde), entre otras (The Guardian, The Nation, NPR, Financial Times, Al Jazeera, Politico)
  • Barcelona lidera las redes de ciudades globales: la alcaldesa ha sido elegida Copresidenta de la red internacional de ciudades, CGLU, donde está impulsando el derecho a la vivienda para ubicarlo en la agenda global. Asímismo Barcelona esta liderando la articulación de las ciudades refugio europeas o la colaboración entre ciudades en materia de participación ciudadana o la regulación del turismo.
  • Se crean cada vez más candidaturas municipalistas inspiradas en BComú que buscan llevar nuestra formas de hacer a otros pueblos y ciudades, y se están impulsando iniciativas com el mapa Fearless o el libro Ciudades Sin Miedo para articular y fortalecer el movimiento municipalista global.

Queremos remarcar que este aniversario no sólo va de Barcelona. Va de la posibilidad de crear alternativas en un mundo en crisis. Un mundo en el cual se recortan derechos, aumentan las desigualdades y se levantan muros. Por este motivo, esta semana reivindicamos el gobierno de Barcelona y su trabajo para mostrar, a través de pequeñas grandes victorias, que sí que hay alternativa. No debemos tener miedo: el cambio ya está aquí. Cuidémoslo y hagámoslo crecer entre todas.