Comunicado de Barcelona En Comú en el 11 de septiembre de 2016

Este año tendrá lugar una nueva conmemoración de la Diada Nacional de Cataluña. El 11 de septiembre los catalanes y catalanas recordamos la eliminación por la fuerza de libertades y de instituciones de autogobierno muy preciadas. Y rememoramos, también, la resistencia legítima en estos actos de arbitrariedad y desprecio.

Esta conmemoración de todos y todas se producirá en un contexto singular. El de una fuerte regresión centralista y autoritaria y de un ataque sin precedentes contra libertades y derechos sociales elementales. 

El gobierno del Partido Popular, en efecto, lleva años abanderando un proceso de recentralitzación, privatización y recortes sociales que está vaciando el sentido del autogobierno en diferentes escalas, empezando por la municipal. Muchas de las expresiones legítimas de rechazo a esta situación han sido objeto de reacciones arbitrarias y criminalizadoras. A menudo hemos visto como el poder judicial, el Tribunal Constitucional y las mismas fuerzas de seguridad se han instrumentalizado para bloquear las críticas al Régimen del 78 y para evitar que la voz de la ciudadanía de Cataluña sea efectivamente escuchada. 

El anuncio de acuerdo de gobierno entre el Partido Popular y Ciudadanos y el mismo discurso de Mariano Rajoy en la sesión de investidura en el Congreso de Diputados agravan todavía más esta situación. Confirman la vocación centralista y antisocial de las principales fuerzas de derechas de ámbito estatal. Y suponen una nueva amenaza para el autogobierno de Cataluña y de sus municipios en materia económica, política o de modelo lingüístico. 

Desde Barcelona En Comú, consideramos indispensable hacer frente a esta deriva. En las instituciones y en las calles, con la movilización pacífica en defensa del derecho de autodeterminación y de las libertades y derechos sociales de todas las personas, empezando por los de las mujeres y por los de las clases populares que son quienes más están sufriendo con las políticas de austeridad. 

Por todo esto, participaremos en diferentes actos reivindicativos que tendrán lugar este 11 de septiembre. Y lo hacemos con un objetivo claro: dotar a esta Diada de un sentido integrador, inclusivo, y convertirla en un momento de conmemoración y de reivindicación plural de la democracia, de la soberanía real y de los derechos básicos que corresponden a todo el mundo. 

Así, asistiremos al acto organizado en el Ayuntamiento de Barcelona, en el Saló de Cent, donde se recordará la contribución del movimiento obrero antifranquista a la lucha por las libertades sociales y nacionales del pueblo de Cataluña. Igualmente, estaremos presentes en la Ofrenda floral a la estatua de Rafael Casanova y en el acto convocado por la Generalitat en la explanada del Born, espacio emblemático de conmemoración de la revuelta de 1714 en defensa del régimen constitucional catalán. 

La presencia en estos actos se complementará con la asistencia a la concentración convocada por Òmnium y la ANC. Y lo haremos, desde una clara discrepancia con la hoja de ruta del gobierno de Junts pel Sí y con muchas de sus políticas, para rechazar los reiterados ataques al autogobierno del país y a la criminalización del derecho a decidir y para defender nuestras propias convicciones republicanas y soberanistas. 

Así mismo, organizaremos un acto específico en recuerdo de los 40 años de la gran concentración popular del 11 de septiembre de 1976 en Sant Boi de Llobregat. Este homenaje, precisamente, quiere recordar que las clases populares de Cataluña, cuando se organizan, son quienes mejor defienden las libertades sociales y nacionales. 

Finalmente, porque somos conscientes de que estas libertades que reclamamos son en el fondo las mismas por las que han luchado muchos hombres y mujeres en todo el mundo, participaremos en el acto de recuerdo del golpe de estado en Chile el 11 de septiembre de 1973 y en homenaje a Salvador Allende en el barrio del Carmel. 

Con esta implicación plural y activa en la Diada, Barcelona En Comú quiere defender el derecho del pueblo de Cataluña a conquistar espacios efectivos de soberanía política, social, económica, ecológica y cultural. Y lo quiere hacer hermanada con todos los pueblos y con toda la gente del Estado español, de Europa y del mundo que en estos momentos difíciles se levantan contra el mal gobierno y en defensa de la igual dignidad de todo el mundo.