Barcelona expresa su solidaridad con el Ayuntamiento de Madrid y reclama que los consistorios saneados puedan destinar el superávit a servicios públicos e inversiones

El Ayuntamiento de Barcelona ha expresado este miércoles su solidaridad con el Ayuntamiento de Madrid y ha instado el gobierno de Mariano Rajoy a la retirada inmediata de los controles financieros impuestos a este consistorio. Lo ha hecho en una proposición aprobada a la comisión de Presidencia del consistorio, que también reclama que se reforme la Ley de Estabilidad Presupuestaria del 2012 para que los ayuntamientos saneados puedan destinar su superávit a financiar servicios públicos y hacer inversiones, y no prioritariamente a pagar la deuda con los bancos. La proposición, presentada por el grupo de Barcelona en Comú, ha recibido el apoyo del grupo Demócrata, ERC, el PSC y la CUP. El regidor no adscrito se ha abstenido y sólo Ciudadanos y el PP se han opuesto.

El primer teniente de alcaldía, Gerardo Pisarello, ha defendido la proposición denunciando que “los municipios somos la administración que más hemos contribuido a reducir la deuda pública en los últimos años, y en cambio somos los que sufrimos unas reglas más duras que apremian nuestra autonomía presupuestaria”. En este sentido, ha apuntado que “la crisis ha sido una muy buena excusa para practicar estas políticas recentralizadoras que permiten que mientras el Estado tiene un déficit elevadísimo, que no cumple ni siquiera con los criterios de estabilidad de la UE, cargarlo sobre las administraciones que lo están haciendo de manera más rigurosa”. En este sentido, ha recordado que el PP y C's se disponen a aprobar una presupuestos generales del estado que prevén un déficit de 34.000 millones de euros el 2018.

En cuanto a la intervención de las cuentas de Madrid, Pisarello ha recordado que ante el PP “el gobierno de aquella ciudad está demostrando que no sólo se puede gestionar de otro modo, sino que con mucho más rigor. Y, como consecuencia de todo esto, ha sido intervenido. Creemos que no sólo es una enorme injusticia, sino un ataque inaceptable a la autonomía local”. También ha recordado que “que la aplicación del artículo 155 es una pieza más de una estrategia recentralizadora que no sólo se produce contra el autogobierno de Catalunya, sino que también afecta el autogobierno local”.

En la proposición, se recuerda que el Ayuntamiento de Madrid ha sido intervenido por el ministro Montoro a pesar de haber hecho grandes esfuerzos para sanear su situación financiera. En los últimos dos años, el gobierno de cambio de Ahora Madrid ha reducido la deuda heredada del anterior ejecutivo del PP en 2000 millones de euros, mientras a la vez ha aumentado un 74% los recursos destinados a servicios sociales y un 102% aquellos destinados a inversiones. Así mismo, también recuerda que el consistorio madrileño cerró el último ejercicio presupuestario con un superávit de 1.000 millones. A pesar de esto, el ministro Montoro ha intervenido sus cuentas. “Estos controles suponen un ataque injustificado a la autonomía local reconocida por la Constitución”, lamenta la proposición aprobada.

“Lo que hemos visto en el Ayuntamiento de Madrid es paradigmático” de la situación injusta que sufren los municipios, añade la proposición. En este sentido, recuerda que las locales son la administración que más ha contribuido a reducir el déficit público en el Estado en los últimos años. Al mismo tiempo, sufren especialmente las restricciones presupuestarias que marcan el artículo 135 de la constitución reformado el 2011 y la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria que el PP aprobó el 2012 con el apoyo de CiU y UPyD.

Ante esta situación la proposición reclama una reforma de esta ley para permitir en aquellos ayuntamientos saneados, como es el caso de Barcelona, que pagan sus proveedores a 30 días, no hacen déficit y generan superávit, puedan destinar este superávit a servicios la ciudadanía.

En este sentido, la proposición defiende el mismo que ya aprobó lunes la comisión de Hacienda del Congreso, mediante una proposición no de ley de Unidos-Podemos-En Marea-EnComú Podemos que recibió el apoyo del PSOE y de ERC, entre otros grupos. También va en la misma línea, lunes, el grupo de Unidos-Podemos-EnComúPodem- En Marea registró una proposición de ley para modificar la regla de gasto con el apoyo de los Ayuntamientos del Cambio, entre ellos, el Ayuntamiento de Barcelona.

“Un paso más en la estrategia recentralizadora del gobierno central”, después de la intervención de la Generalitat

Por otro lado, la proposición denuncia “la actitud prepotente del Gobierno del Estado”, después de constatar que “esta imposición de controles financieros supone un paso más en la estrategia recentralizadora del Gobierno central en la misma línea que la ya sufrida por el Departamento de Economía y la Generalitat de Cataluña a través del mismo 135 y, en la actualidad, desarrollada de una manera más contundente vía el artículo 155, con la intervención de las principales instituciones catalanas” .