Barcelona en Comú se solidariza con el pueblo de Chile ante la inaceptable violencia del Estado chileno

El estallido social que vive el pueblo chileno actualmente ha puesto sobre la mesa la crisis de un modelo neoliberal injusto e incompatible con el buen vivir a nivel global, de cuyas consecuencias Barcelona no está exenta.

El Estado de Chile ha reprimido de manera violenta a las y los ciudadanos, vulnerando sistemáticamente los Derechos Humanos con la acción de las Fuerzas Armadas y de Orden Público desde el inicio de las primeras acciones de desobediencia civil. Según datos del Instituto Nacional de Derechos Humanos de Chile (INDH), actualmente hay más de 3.400 personas heridas, 1.900 de ellas por disparos y más de 350 con lesiones oculares. Además, se han presentado más de 500 denuncias contra la policía por agresiones sexuales. 

Esta situación es absolutamente inaceptable para un estado democrático, así lo demuestra la aprobación de la acusación constitucional contra el ex Ministro de Interior del Gobierno de Sebastián Piñera, Andrés Chadwick, como responsable político de las violaciones a los derechos humanos durante su gestión.  

Desde Barcelona en Comú, condenamos firmemente el uso de la fuerza y la violencia sexual por parte del Estado chileno y rechazamos tajantemente que la policía especializada española se haga cómplice de esta represión a través del adiestramiento de la policía chilena. 

Nos solidarizamos con las las víctimas de la represión de un Estado indolente. Pondremos todos nuestros medios a disposición para conseguir justicia, verdad y reparación de quienes han visto afectados sus derechos. Mostramos asimismo nuestro apoyo a los vecinos y vecinas chilenas que apoyan la resistencia desde Barcelona.

Saludamos, también, la lucha de las chilenas y chilenos en las calles y barrios. Las legítimas demandas del pueblo chileno son también nuestras demandas: pensiones dignas, acceso universal a la salud, desprecarización del trabajo, gestión de la crisis climática, derecho a la vivienda y a la ciudad. La condena a las violencia sexual es también nuestra y del mundo entero, que ha coreado el himno de Las Tesis. Sabemos que sólo mediante la fraternidad y articulación global podremos alcanzar la justicia.

Por último, queremos poner en valor el papel que está ejerciendo el municipalismo transformador en Chile. Ciudades como Valparaíso están en primera línea en la búsqueda de alternativas al statu quo, exigiendo un proceso constituyente a la altura del momento y de las reivindicaciones ciudadanas. Solo así, a través procesos de radicalidad democrática que desborden las instituciones, se podrá construir un sistema más humano que ponga la vida en el centro.

Por eso nos volvemos a comprometer a tejer redes de solidaridad y esperanza entre Barcelona, las ciudades de Chile y del mundo.