1 de Mayo: ¡Todo el mundo a la calle! Comprometidos con la lucha contra el paro y la precariedad

El 1 de Mayo es el día de la clase trabajadora y hay que recordar y reconocer las miles de personas que se han arriesgado durante décadas para defender los derechos laborales. Hagamos memoria de todas estas luchas, como la huelga de la Canadiense en el Paralelo, con la que se consiguió la jornada de ocho horas; o las luchas de los años 70, con millones de horas de huelga por todo el país, que culminaron con adelantos muy importantes de los convenios y de la legislación, y que después han sido recortados por el capitalismo neoliberal con la globalización financiera.

La deuda externa impuesta por la banca y la Troika es ilegítima y no se podrá pagar. Tenemos que denunciar el dogma de la austeridad y la falta de democracia europea, a la cual se añade el Pacto de la UE contra los refugiados de las guerras. Exigir vías seguras y papeles para todo el mundo y recordar que, de aquí o de fuera, todos y todas somos clase trabajadora, es continuar el hilo de aquel internacionalismo solidario que empezó a celebrarse el 1 de mayo en todo el mundo.

Hoy hace falta que, desde la calle y desde las instituciones, sigamos luchando para que no se recorten derechos logrados y para conseguir muchos más, como la garantía de salarios dignos por encima de los 1.000 € netos; derogar las reformas laborales y de las pensiones del PP-PSOE; eliminar la subcontratación, los falsos autónomos, las ETTs y las empresas de servicios que precarizan especialmente a las mujeres y a los y las jóvenes. Por otra parte, también tenemos que colaborar para eliminar el aumento de los accidentes de trabajo, físicos o psicosociales, y conseguir la conciliación laboral y de la vida, con unos horarios compatibles.

Queremos que Barcelona sea una ciudad referente en derechos laborales, y esto será posible si hay voluntad política. Por eso, seguimos impulsando de forma participativa:

  • La concreción, este año, del decreto de cláusulas sociales para dignificar todos los trabajos externalizados que hoy no podemos municipalizar por las limitaciones legales del Estado y de la UE.
  • La creación del sello de calidad a la ocupación, para que el Ayuntamiento sea el primero a dar ejemplo y hacer cumplir los derechos laborales a todas las empresas con las que opere.
  • La creación de nueva ocupación municipal, con cerca de 1.900 puestos de trabajo en las áreas más necesitadas y las más esenciales, para consolidar unos servicios públicos de calidad.
  • El aumento de las coberturas con apoyos de inclusión municipal contra la pobreza, mientras el grupo que apoya en el Gobierno de la Generalitat, Juntos por Sí, continúa bloqueando en el Parlamento la ILP de la Renta que impulsamos.
  • El desarrollo de más planes ocupacionales para parados de larga duración, especialmente las personas jóvenes y las mayores de 45 años, con más formación y dinero.
  • La definición de una Estrategia por la Ocupación en Barcelona, que permita incrementar las actuaciones de formación e intermediación, ponga la generación de ocupación de calidad al centro de la política municipal y acerque las actuaciones a los colectivos, sectores de actividad y territorios.
  • Animar la economía cooperativa, social y solidaria, de manera territorialiazada en los barrios y con las organizaciones que impulsan la cooperación frente a la competencia.
  • Trabajar para introducir la economía de las curas en las políticas públicas, desnaturalizándola como algo propio de las mujeres y el ámbito del hogar.

 

Por todo ello, desde Barcelona En Comú convocamos a participar el 1 de Mayo en cualquiera de las movilizaciones de trabajadores y trabajadoras.

Las Marchas de la Dignidad tendrán lugar el 28 de mayo a las 17.30 horas a Jardinets de Diagonal con Paseo de Gracia.