El cambio en hechos: 2 años transformando Barcelona

Ganamos las elecciones del 24 de mayo de 2015 con un programa de cambio y de empoderamiento ciudadano, que tenía por objetivo volver a poner a las personas en el centro de las políticas. A lo largo de estos dos años, hemos impulsado unas medidas orientadas a la mejora de las condiciones de vida del conjunto de la población barcelonesa, partiendo de una experiencia de diálogo ciudadano y de aprendizaje colectivo para hacer de Barcelona una ciudad más justa, más prospera, más habitable y ambientalmente sostenible; un ciudad de derechos y oportunidades para todo el mundo.

Actualmente, estamos librando cinco gran batallas: la lucha contra las desigualdades, la lucha contra el encarecimiento de los precios del alquiler y las dinámicas gentrificadores que expulsan el vecindario, la transformación de Barcelona en una ciudad paseable y saludable, la recuperación de la gestión pública y las nuevas formas de hacer política, con participación, transparencia y feminismo. Hay que avanzar con paso firme hacia la creación de una ciudad del bienestar, abierta, donde todo el mundo tenga garantizado los derechos básicos y las oportunidades para forjar su proyecto de vida con independencia de su origen, identidad de género y status social.

Para poder hacer un seguimiento de las actuaciones y políticas a nivel de territorio, hemos habilitado este mapa este mapa que iremos completando con las principales actuaciones en los barrios de Barcelona:

Consulta el mapa

1. Batalla contra la especulación: garantizar derecho a vivienda, regular turismo, vecindario

Barcelona es su gente, si perdemos el vecindario perdemos la ciudad. Por eso hacemos frente a la masificación turística, la desprotección de los arrendatarios y arrendatarias y la compra de inmuebles por parte de fondos buitres. Hemos puesto en marcha todas las herramientas que el Ayuntamiento tiene: ayudas a la rehabilitación y al pago del alquiler, compra y construcción de pisos públicos, movilización de pisos vacíos. Y donde no tenemos competencias, como en la regulación del alquiler, pedimos a las administraciones responsables que se pongan las pilas.

La vivienda no es una mercancía, es un derecho como una casa. Por eso hemos puesto sanciones a la SAREB, al BBVA y en otros bancos por tener pisos vacíos. Hemos conseguido un crédito de 125M € del Banco Europeo de Inversiones para construir pisos públicos de alquiler. En 10 años habrá 18.500 pisos más de alquiler asequible, y sólo en estos 2 años ya se han conseguido 750 (comprando por debajo del precio de mercado o cedidos). Nunca ninguna administración ha hecho un esfuerzo económico similar para aumentar el parque público de alquiler.

¡Queremos barrios llenos de vida, con vecindario! Por eso la regulación del precio del alquiler es urgente. Generalitat y Estado tienen que dejar que los ayuntamientos actúen para impedir alquileres abusivos, como pasa en París o Berlín. Sabemos que la ciudad es un reclamo turístico, pero del mismo modo que hemos puesto freno a la construcción de hoteles con el PEUAT, hay que acabar con las viviendas de uso turístico ilegal. Ya hemos cerrado 700 y hemos puesto multas a AirBnB, pero no pararemos hasta conseguir un turismo respetuoso con nuestros barrios. 

  • Unidad Contra la Exclusión Residencial 
  • Todos aquellos que sufren un desahucio son atendidos y tienen una solución para no quedarse en la calle. 
  • Gobernanza del turismo  
    Plan para poner freno a la construcción incontrolada de hoteles y constitución de un Consejo de Turismo para decidir colectivamente qué modelo turístico queremos.  
  • Inversión en vivienda
    Se ha cuadruplicado la inversión en políticas de vivienda para un parque público de alquiler. A final de mandato, lo habremos ampliado con 4.000 pisos más. 

2. Por una ciudad paseable: transporte público, aire limpio, recuperar la calle 

Queremos una ciudad para vivir, jugar, encontrarse y pasear desde Collserola al mar, desde el Besòs al Llobregat. Barcelona tiene unos niveles medios anuales de partículas contaminantes que superan en un 30% las recomendaciones de la OMS. El vehículo a motor es el principal responsable de la polución que afecta a la salud de todos, sobre todo de niños y personas grandes. El espacio público también está sobreocupado por los coches en detrimento del uso libre que pueden hacer peatones, personas que van en bicicleta o carriles especiales para transporte público. ¡Pero lo estamos revirtiendo! 

Este año se habrán aumentado en 2 años 150 km de carril bici y para 2018 tendremos bicing 24h y en más barrios. La ciudad tiene que ser de las personas, también para pasear, jugar y moverse a gusto. Hemos liberado espacio público para los vecinos y vecinas en el Poblenou, un plan pionero que pronto se extenderá a otros puntos de la ciudad. Se ha desencallado el metro de Marina y hemos conseguido congelar las tarifas, mejorar las condiciones para parados y alargar la T-12 hasta los 16 años, que de hecho es la edad en la que se acaba la escolarización obligatoria y por lo tanto, lo que tiene sentido.
Sabemos que hacen falta medidas drásticas para reducir la contaminación, empezaremos restringiendo el acceso de los coches más contaminantes en episodios graves este año, y hemos añadido medidas para cambiar el coche y pasarse al transporte público. Y como sabemos que no basta con no hacer humo, también hay que renovar el aire que respiramos, hemos ampliado 1 m2 de verde por persona que vive en Barcelona.

  • Metro en la Marina

    Hemos desencallado una obra que hacía años que estaba parada

  • ​​Tarifación social
    Se ha ampliado la T-12 a T-16, mejorado las condiciones de acceso para parados y se han congelado tarifas 
  • Carrils bici i bus
    Más de 150 km de carril bici, 20 buses de barrio recuperados los fines de semanas y 28 líneas nuevas en la red de bus

3. Recuperar la gestión pública: agua, energía, servicios básicos

Recuperar la política y ponerla al servicio de las personas quiere decir también recuperar el control democrático de los bienes comunes para hacer una gestión pública responsable y transparente. Venimos de una situación de servicios externalizados y ganancias desmesuradas de empresas privadas que gestionan o han gestionado bienes relacionado con derechos fundamentales para vivir, crecer y morir dignamente, pero queremos llegar a una ciudad referente en la recuperación del servicios básicos. 

Por eso se ha recuperado la gestión pública de tres escuelas infantiles privatizadas durante el mandato Trias y se ha anunciado la construcción de 6 más. Se ha recuperado la prestación directa del puntos de información y atención de la mujer, así como del servicio de atención a las mujeres que sufren violencias machistas. Son servicios fundamentales para la comunidad, y por lo tanto esenciales para la población más vulnerable. 

Porque sabemos que se puede hacer una gestión sostenible de los recursos públicos y a la vez luchar por el derecho a la energía, hemos constituido una comercializadora eléctrica municipal, que dará servicio a 20.000 familias con energía renovable. Y porque sabemos que se puede hacer ahorrar en los recursos que son de todo el mundo y a la vez luchar para que todo el mundo tenga acceso a un entierro digno, estamos impulsando la creación de una funeraria pública. 

  • Operador eléctrico municipal
    Barcelona Energia será la compañía eléctrica 100% pública más grande del Estado, que dará servicio a todo el ayuntamiento y a 20.000 familias. 
  • Contratación pública
    Se han introducido criterios socials, de accesibilidad, de justicia de género, de derechos laborales y de justicia ambiental: por unas políticas públicas responsables.
  • Plan de Recursos Humanos
    Por primera vez en 10 años, se aumenta la plantilla del Ayuntamiento con 2.000 personas más. Por una administración a la altura de los canvios que ha tenido la ciudad.
  • ​Agua
    Estamos trabajando por una gestión pública del agua y por primera vez en 10 años, se ha bajado el recibo del agua.

4. Reducir desigualdades y precariedad: garantizar derechos, generar trabajo y riqueza de manera justa

Barcelona es una ciudad que genera riqueza, pero en los últimos años los vecinos y vecinas hemos sufrido las consecuencias de una crisis económica que ha castigado unos barrios más que otros y también colectivos de mujeres, personas migrantes y gente joven y mayor, especialmente. En estos dos años hemos hecho lo imposible, teniendo el poco margen que un ayuntamiento tiene para cambiar políticas estructurales, para reequilibrar la balanza y garantizar unos derechos que creemos que son fundamentales para vivir dignamente. Para hacer de Barcelona una ciudad de derechos.

Por primera vez desde 2007 se ha parado el crecimiento de la desigualdad en Barcelona. Se han destinado más esfuerzos que nunca a hacer una ciudad que cuida a las personas con salud mental, que garantiza el acceso a los servicios municipales por las personas inmigradas en situación de irregularidad y que pone más recursos para que las personas que viven en la calle tengan las necesidades cubiertas. Son tres ejemplos de planes muy amplios que son un cambio de paradigma en la política de derechos sociales del Ayuntamiento. No dejar a nadie atrás y dar unos servicios de primera calidad es nuestro reto. 

Se han puesto en marcha ayudas para familias monoparentales, para pagar el alquiler, para familias con dificultades económicas que tienen niños de 0 a 16 años, se ha hecho un plan para abordar integralmente la pobreza energética y se han triplicado las becas comedor. Medidas para redistribuir la riqueza que Barcelona tiene para conseguir una ciudad donde todo el mundo tenga educación, un hogar y los servicios básicos cubiertos y se pueda desarrollar en libertad. Y hacerlo para todo el mundo, también para las personas que huyen de sus países, porque Barcelona es y será una ciudad refugio que ofrece alojamiento y manutención a las personas solicitantes de asilo excluidas de las ayudas estatales, promoviendo la autonomía y la inserción sociolaboral. 

  • Más inversión social
    Ningún recorte en servicios, más beneficiarios de becas comedor, rentas de 0-16, monoparentales y para el servicio de atención domiciliaria. 
  • Tarifación social escuelas infantiles
    Un 62% de las familias pagarán menos por llevar sus hijos a la escuela infantil a partir del nuevo curso escolar.
  • Ayudas al IBI
    Una fiscalidad más redistributiva: lo que se recauda financia las rentas más bajas. 

5. Nuevas maneras de hacer políticas: transparencia, feminismos, participación​

Llegamos al Ayuntamiento reclamando más y mejor democracia y una manera diferente de hacer política. Con un mandato de parte de la ciudadanía de más transparencia y de incorporación de una cultura política basada en valores como la cooperación, la participación directa y la rendición de cuentas. Y lo hemos hecho con perspectiva feminista. Incluyendo una mirada de género en las políticas, actuando de forma implacable ante las agresiones machistas y desplegando una cultura económica de los cuidados. 

Se ha puesto el presupuesto 100% en abierto a disposición de la ciudadanía, para que las cuentas estén al alcance de todo el mundo. Creemos que para recuperar la confianza en las instituciones, hay que ser los primeros en combatir la corrupción. Por eso se han puesto luces y taquígrafos. Impulsando una Oficina de Transparencia y Buenas Prácticas que ha desplegado políticas públicas innovadoras en materia de regeneración democrática. Agendas transparentes, limitación de sueldos, un código ético de obligado cumplimiento para toda la corporación municipal, así como el primer Buzón Ético del Estado: una herramienta digital para proteger el anonimato de quien quiera denunciar malas praxis, como ha hecho el mismo Ayuntamiento en el caso de Barcelona Regional.

Sabíamos desde el comienzo que el cambio real no sería posible si no poníamos las instituciones al servicio de los vecinos y vecinas. Que hacían falta respuestas colectivas a problemas colectivos, como defendemos desde la acción comunitaria. Por eso también se ha culminado la revisión del reglamento de las normas de participación. Para poder convertir en consultas ciudadanas aquellas propuestas que surgen desde la ciudadanía. Como también había que poner todas las facilidades para que todo el mundo tenga voz y voto y pueda participar, como hemos conseguido con la plataforma de código abierto Decidim.Barcelona, que hace seguimiento de todos los procesos participativos abiertos en la ciudad, barrio a barrio.

  • Plan de Justicia de Género  
    Revisión de la elaboración de presupuestos, modelo urbano y movilidad adaptada a la vida cotidiana, reducción de la feminización de la pobreza y derecho a cuidar y ser cuidado
  • Decidim.Barcelona 
    La primera plataforma de código abierto hecho con y para la ciudadanía, que ha servido para confeccionar el PAM y todos los procesos participativos
  • Buzón ético
    ​Un buzón seguro para rebelar casos de corrupción, única en Europa. 
  • ​​​​Encuentros con la alcaldesa 
    Cada 15 días la alcaldesa hace un encuenro con los vecinos y vecinas de un barrio, para escuchar a todo el mundo y perder nunca el contacto con todo lo que pasa en la ciudad.  
  • La Filadora
    Financiamos proyectos de entidades y de iniciativa ciudadana, a partir de los excedentes de sueldo de cargos electos de Barcelona En Comú en el Ayuntamiento.