Gobernar obedeciendo:
un nuevo código ético
para ganar Barcelona

Conoce el código ético de Barcelona en Comú

Este documento recoge un código de prácticas y acciones concretas que las personas que ocupen cargos electos y de libre designación tendrán que cumplir para asegurar una gestión política comprometida y próxima a la ciudadanía, con mecanismos eficaces de transparencia en la financiación y rendición de cuentas democráticas y populares, y con espacios reales de participación y decisión de la ciudadanía en los asuntos públicos.

También se plantean varios compromisos y medidas que tienen como objetivo garantizar que todo el mundo pueda dedicar el tiempo necesario a la gestión política y a las funciones públicas y, a la vez, acabar con los privilegios de los cuales, durante muchos años, han disfrutado buena parte de la clase política, provocando un grave alejamiento hacia los intereses de la ciudadanía.

Este compromiso de ética política parte desde la confianza y el compromiso que esta candidatura mantiene con las personas que ocuparán un cargo de responsabilidad pública, además de ser un mecanismo de apoyo, supervisión y control a su tarea.

Las personas que ocupen cargos públicos bajo el mandato de este código de ética política se comprometen también a impulsar los instrumentos y mecanismos legales necesario para que estos principios éticos se conviertan en norma obligatoria para todo el mundo en la administración municipal.

Este código ético quiere ser flexible, dinámico y conciso. La candidatura trabajará en un reglamento que concrete y haga operativos los principios del código ético.

Los principios recogidos en este código ético comprometen a todas las personas de la candidatura que ocupan cargos electos, de libre designación y gerenciales, tanto del Ayuntamiento de Barcelona como de las otras instituciones metropolitanas —públicas y semipúblicas— en que las que el Ayuntamiento tiene participación financiera y en los espacios de toma de decisiones.

Todas estas personas se comprometen a:

Defender la aplicación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos en los ámbitos social, político e institucional de nuestra sociedad.

  1. Democratización de la representación política, fiscalización y rendición de cuentas
  2. Financiación, transparencia y gestión de los gastos
  3. Profesionalización de la política, supresión de privilegios y medidas contra la corrupción

1.Democratización de la representación política, fiscalización y rendición de cuentas

1.1. Defensa de aquello establecido en el programa político de la candidatura y actuar como representantes obligados a seguir las decisiones tomadas en los mecanismos democráticos y abiertos a toda la población que fije la candidatura, promoviendo la corresponsabilidad política de todos y todas.

1.2. Hacer públicas sus agendas, para hacer visible con quien se reúnen y los temas que se tratan. Se harán públicos también los órdenes del día y las actas de las reuniones.

1.3. Facilitar todos sus ingresos, bienes y rendimientos patrimoniales, así como todos aquellos datos necesarios para la detección de posibles conflictos de intereses y la elaboración de auditorías ciudadanas. Este compromiso se extenderá en los 3 años siguientes a su salida de la función pública.

1.4. Hacer públicos los criterios de contratación de los cargos de libre designación.

1.5 Rendición de cuentas de las actuaciones de los representados ante la ciudadanía, mediante instrumentos presenciales y virtuales, asamblearios, democráticos, y abiertos a todo el mundo de ámbito sectorial o de zona (ciudad, barrio o distrito). La información se presentará siempre en un formato Open Data que permita trabajarla.

1.6 Aceptación de la censura (y revocación, si se tercia) de regidores/as y cargos de libre designación por mala gestión o por incumplimiento flagrante y no justificado del programa. Para que esto sea posible, se establecerán mecanismos de garantía y evaluación de la gestión de las personas con cargos públicos de la candidatura, y la ciudadanía tendrá el derecho y el deber de participar activamente en el control y seguimiento de la tarea de los cargos públicos para garantizar una aplicación correcta y honesta de este principio.

1.7. No acceder durante un periodo mínimo de 5 años a cargos de responsabilidad en empresas creadas, reguladas, supervisadas, o que hayan sido beneficiarias de un contrato municipal, dentro del ámbito y/o sector en que ha desarrollado su función representativa. En ningún caso se ocuparán cargos en los consejos de administración.

1.8. Mantener un contacto habitual con colectivos en situación de vulnerabilidad, garantizar el espacio necesario a sus agendas para atenderlos y dar respuestas a sus propuestas, y tener presentes, en la hora de tomar decisiones, los informes de las personas de la administración que trabajan con estos colectivos.

1.9. Garantizar la participación de la ciudadanía en la toma de decisiones relevantes y en el posicionamiento político de la candidatura sobre temas estratégicos y proyectos de impacto social, ambiental o urbanístico en la ciudad, distritos o barrios teniendo en cuenta los principios de subsidiariedad y solidaridad. Todos las personas que ocupen cargos electos y de designación se comprometen a impulsar y apoyar a todas las iniciativas ciudadanas, propuestas a través del marco legal vigente o en el marco de la candidatura (a escala de barrio, distrito o ciudad).

2. Financiación, transparencia y gestión de los gastos

La candidatura se compromete a:

2.1. Ser transparente en su gestión, publicando desagregados todos los datos referentes a los ingresos y gastos, que gestionará en vez de entidades de economía social y solidaria.

2.2.Poner un tope máximo a las donaciones privadas.

2.3. La renuncia explícita a los créditos bancarios y a las donaciones de particulares que puedan coartar la independencia política de la candidatura. La candidatura tendrá un compromiso explícito de trabajar con las instituciones de la banca ética para garantizar la independencia y la coherencia con su programa.

2.4. Apostar claramente por una limitación drástica del gasto en campaña electoral.

2.5. Fomentar el micromecenazgo finalista, es decir, el pequeño mecenazgo destinado a acciones y necesidades concretas.

2.6. A no utilizar fundaciones o entidades jurídicas para financiarse con recursos y mecanismos poco transparentes, y con objetivos diferentes a los de la candidatura.

2.7. La introducción de sanciones administrativas y penales efectivas en caso de financiación irregular.

2.8. La candidatura hará un uso de la financiación coherente con este código ético y sus valores, realizando aportaciones puntuales y finalistas encaminadas a fortalecer el tejido asociativo (sin generar dependencias o clientelismos).

3. Profesionalización de la política, supresión de privilegios y medidas contra la corrupción

Las personas con cargos electos, gerenciales y de libre designación se comprometen a:

3.1. Renunciar a los regalos y privilegios que se les puedan ofrecer por su condición y que puedan significar un trato de favor.

3.2. No duplicar cargos en las instituciones, exceptuando aquellos vinculados a su condición de regidor/a.

3.3.No duplicar sueldos ni cobrar remuneraciones extras por asistir a reuniones.

3.4. A establecer un sueldo máximo de 2.200 euros como salario neto mensual, incluyendo dietas, entendiendo que esta retribución garantiza unas condiciones dignas para ejercer las responsabilidades y funciones que supone el cargo asumido. El sueldo será variable también en función de las responsabilidades

3.5. Limitar su mandato a dos legislaturas consecutivas, excepcionalmente prorrogable a un mandato más siempre que se dé un proceso de discusión y validación ciudadana.

3.6. Compromís de renuncia o cese de forma inmediata de todos los cargos, ante la imputación por la judicatura de delitos relacionados con corrupción, prevaricación con ánimo de lucro, tráfico de influencias, enriquecimiento injusto con recursos públicos o privados, soborno, malversación y apropiación de fondos públicos ya sea por interés propio o para favorecer terceras personas. Así como también en casos de acusación judicial por delitos de racismo, xenofobia, violencia de género, homofobia u otros delitos contra los derechos humanos o los derechos de las personas trabajadoras

3.7. Hacer un buen traspaso de información y de conocimiento (sin remuneración) siguiendo un protocolo acordado en el marco de la candidatura.

La candidatura se compromete a:

3.8. A facilitar la conciliación entre la vida laboral y la política, estableciendo mecanismos de apoyo a los cargos públicos durante su reincorporación en el mundo laboral en caso de no encontrar trabajo.

3.9. Desarrollar mecanismos por la conciliación entre la vida familiar y política.

Disposiciones adicionales:

Disposición adicional transitoria 1. El reglamento que regule el código ético tendría que incorporar mecanismos para velar que se implementa correctamente y especificar los canales de modificación, entre otros aspectos

Disposición adicional transitoria 2. Queda pendiente incorporar en el código ético el uso que se hará de la financiación que reciba la candidatura

Disposición adicional transitoria 3. Queda pendiente identificar qué elementos se llevarán a consulta directa y vinculante.

Bibliografía

Este documento ha sido redactado por Guanyem Barcelona a partir de material escrito y los debates sobre el código ético y municipalismo realizados a lo largo de los dos meses en un espacio de confluencia con diferentes fuerzas políticas. Para la redacción de este texto se han utilizado documentos diversos aportados por compañeros y compañeras de:

Governar obeint. Codi d’ètica política

English: Code of Political Ethics

Français: Code de l’éthique politique

¿Cuál es el Grupo Municipal de Barcelona En Comú?

Nuestra alcaldesa es Ada Colau, seguida de Janet Sanz, Segunda Teniente de Alcaldía de Ecología, Urbanismo, Infraestructuras y Movilidad; Laura Pérez, Cuarta Teniente de Alcaldía de Derechos Sociales, Justicia Global, Feminismos y LGTBI; Jordí Martí, Sexto Teniente de Alcaldía de Cultura, Educación, Ciencia y Comunidad y de Presidencia; Lucía Martín, Concejala de Vivienda y Rehabilitación y del Distrito de Sant Andreu; Eloi Badia, Concejal de Emergencia Climática y Transición Ecológica y del Distrito de Gràcia; Jordi Rabassa, Concejal de Memoria Histórica y del Distrito de Ciutat Vella; Marc Serra, Concejal de Derechos de Ciudadanía y Participación y del Distrito de Sants-Montjuïc; Gemma Tarafa, Concejala de Salud, Envejecimiento y Cuidados; Pau González, Concejal de Educación y del Distrito de L’Eixample.

Barcelona se divide en 10 distritos, en cada uno de ellos trabajan nuestros consejeros y consejeras. Son una parte crucial de Barcelona En Comú y de Barcelona, son quienes hacen posible que la ciudad se gobierne desde cada barrio.

La organización combina la experiencia de dos mandatos en Barcelona con nuevas energías, ilusiones e ideas que se presentan para construir la Barcelona futura, una ciudad justa que tiene su poder en la diversidad y en cada uno de sus barrios.

Comprueba quiénes son nuestros concejales y concejalas y nuestros consejeros y consejeras en nuestro Espai Activista.

Participa en Barcelona En Comú

Encuentra tu manera de participar y, si tienes una nueva idea, explícanosla.