Reducir desigualdades y precariedad: garantizar derechos, generar trabajo y riqueza de manera justa

Barcelona es una ciudad que genera riqueza, pero la crisis económica ha castigado a unos barrios y a unos colectivos más que otros. Tenemos que hacer de Barcelona una ciudad de derechos, cambiando políticas estructurales que reequilibren la balanza.

  • Más inversión social

    Somos la capital con más inversión social de todo el Estado, con un aumento del 50%. Ningún recorte en servicios, más beneficiarios de becas comedor, rentas de 0-16, monoparentales y para el servicio de atención domiciliaria. 

  • Ampliació de la xarxa d’educació infantil

    Hem creat deu noves escoles bressol públiques i n’hem frenat el procés de privatització de tres més. 

     

     

  • La salud, una prioridad

    Hemos impulsado el primer Plan de Salud Mental y un Plan de Acción de Drogas, además de triplicar los proyectos de salud comunitaria. 

     

  • Nuevo modelo de atención domiciliaria

    Más humano y más cercano. Están en marcha 4 pruebas piloto para mejorar las condiciones para los equipos de trabajo y para las personas atendidas. 

     

  • Lucha contra la pobreza energética

    Se han creado puntos de asesoramiento energético en los barrios y se ha sancionado a suministradoras. 

  • Ayudas al IBI

    Una fiscalidad más redistributiva: lo que se recauda financia a las rentas más bajas. 

     

  • Ocupación de calidad

    Barcelona Activa gestionará peticiones de empresas que ofrezcan un salario superior a 1.000 euros, contratos de al menos 6 meses y condiciones laborales que faciliten la conciliación. 

     

  • Un nuevo modelo económico

    Más plural, diverso y justo, con herramientas como los Planes de Desarrollo Económico de Distrito y el acompañamiento a iniciativas de economía social y solidaria. 

     

  • Mejora de las condiciones laborales

    Premiem aquelles empreses que augmenten sous i impulsem un acord metropolità per un salari mínim.