Ciudad valiente

Barcelona es su gente, si perdemos el vecindario, perdemos la ciudad. Plantamos cara a la masificación turística, la desprotección de inquilinos e inquilinas y la compra de inmuebles por parte de fondos buitre.

  • Sancionamos a grandes bancos y especuladores

    Multamos a grandes entidades como la Sareb, el BBVA o el Santander por tener pisos vacíos, a las grandes eléctricas como Endesa por no garantizar los derechos energéticos y a Airbnb para anunciar pisos turísticos de forma ilegal. Y ya hemos puesto la primera denuncia de todo el Estado por acoso inmobiliario.

  • Obligamos a las promotoras a hacer vivienda social

    Barcelona es la primera ciudad del Estado donde toda nueva construcción de vivienda y gran rehabilitación deberá destinar el 30% a alquiler asequible. Una medida impulsada por las entidades ciudadanas que garantizará la ampliación del parque público de vivienda.

  • Protegemos los derechos de los inquilinos e inquilinas

    Hemos cambiado las normas para que las rehabilitaciones de fincas no conlleven grandes incrementos de precios del alquiler y la expulsión de vecinos y vecinas. Quien quiera rehabilitar un edificio debe comprometerse a realojar de nuevo quienes vivían en él.

  • Ponemos en marcha una unidad antidesahucios

    La Unitat Contra l'Exclusió Residencial (UCER) es un servicio pionero de atención a las familias víctimas de desahucios. Hemos conseguido mediar en 6.500 casos y hemos reducido los desahucios un 22%. El Servei d'Intervenció en situacions de Pèrdua de l'Habitatge i Ocupacions (SIPHO) facilita información, acompañamiento y asesoramiento legal a los afectados por un desahucio.

  • Recuperamos edificios para uso vecinal

    El Borsí, Can 60, Via Laietana 8-10, l’Ateneu Enciclopèdic, Miles de Viviendas, Cooperativa S.XX o el Teatre Arnau han vuelto a manos de los vecinos y vecinas. La antigua cárcel Modelo será un espacio para la cultura y reunirá equipamientos para los ciudadanos y ciudadanas de Barcelona.

  • Hemos puesto orden a la masificación turística

    Hemos parado el negocio turístico fraudulento ordenando cerrar 4.900 pisos turísticos ilegales y multando a las plataformas que los anunciaban. Y hemos impulsado un Plan de Alojamientos Turísticos (PEUAT) para evitar que ninguna vivienda más se transforme en alojamiento turístico en los barrios con masificación turística y establecer límites a los establecimientos de libre concurrencia. Evitamos así el monocultivo y la desaparición de la singularidad de los barrios.

  • Remunicipalizamos servicios

    Hemos recuperado la gestión de 5 escoles bressol, los puntos de información y atención a las mujeres (PIAD) y del servicio de atención y acogida a las mujeres que sufren violencia machista (SARA). Hemos decretado la educación y la sanidad servicios básicos, que requieren por tanto de una gestión municipal para ser más eficaces.

  • Barcelona Energia

    En enero de 2019 entró en funcionamiento para toda la ciudadanía Barcelona Energia, la compañía eléctrica pública más grande del Estado. Barcelona rompe la dependencia del suministro de los equipamientos municipales con Endesa y apuesta por la energía renovable.

  • Luchamos contra la pobreza energética

    Hemos creado 11 nuevos Puntos de Asesoramiento Energético (PAE) en la ciudad para informar a la ciudadanía en la eficiencia energética y atender situaciones de vulnerabilidad. Hemos atendido a 56.000 personas y hemos parado 16.500 cortes de luz. Hemos bajado el recibo del agua un 9,5%.

  • Lideramos alianzas para afrontar retos globales

    Nos hemos unido a la red de ciudades C40 para luchar contra el cambio climático y hemos impulsado un sindicato municipalista de 42 grandes ciudades del mundo para actuar conjuntamente ante instancias como la UE y contrarrestar el poder de los lobbies económicos. Somos referente en políticas municipalistas.