"Lo que hace falta es empezar a cambiar el paradigma: para cambiar el modelo de ciudad, necesitamos una ciudad movilizada"

Post de Gala Pin publicado en Facebook el 20.09.2015

El viernes, antes del pregón, la Barceloneta diu Prou se manifestó delante del ayuntamiento. Uno de los motivos que alegaban es la falta de comunicación con el nuevo consistorio. Con el anteior se reunían cada dos semanas, y a mí la agenda no me da para eso. Pero si escribo este post, no es para hablar de la protesta de la Barceloneta, sino de la reacción de la prensa, de algunas personas de la oposición, y de otra mucha gente que esperaba que nos mostráramos enfadados por esa manifestación.

¿Por qué no fue así?
En primer lugar, desde fuera de la institución hemos criticado muchas veces que los cargos políticos se tomaran las protestas vecinales como una crítica personal, y no como una crítica política. Cuando decimos que no lo haremos todo perfecto, que seguro que cometemos errores; nos lo creemos, básicamente estamos siendo sinceros y realistas. Nos estamos dejando la piel para hacerlo lo mejor posible, pero eso no quiere decir que no se puedan mejorar muchas cosas. En este caso, también creo que la solución no vendrá por tener muchas reuniones (de hecho, necesito tiempo para trabajar y reunirme menos!), aunque eso no quiere decir que no se pueda tener una comunicación más fluída con la Barceloneta diu Prou.

En segundo lugar, porque sabemos que cuando uno sufre y vive un problema en propias carnes cada día, todas las medidas llegan tarde y son insuficientes. No será tan fácil revertir un modelo que lleva años fraguándose. Al llegar, nos pusimos a trabajar en el tema apartamentos turísticos, y anunciamos medidas a principios de agosto https://www.youtube.com/watch?v=eihFqjoglAs; sin embargo, eso no quiere decir que no quede mucho por hacer. La primera denuncia por apartamentos turísticos que hicimos en la asociación de vecinos en la que militaba (la avv l'òstia) fue en 2006. Eso quiere decir un mínimo de nueve años de modelo descontrolado campando a sus anchas.

Generalmente, la gente no protesta porque no tenga nada mejor que hacer. Si cada día ves cómo vas perdiendo un trocito de barrio, cómo hay unas dinámicas comerciales que cambian el carácter del barrio, unos apartamentos turísticos y un mercado inmobiliario que hacen que la gente ya no pueda pagarse el alquiler, cómo se degrada la calidad del espacio público... y ves, vives eso mientras tú dedicas tiempo y esfuerzos a cuidar tu barrio, lo mínimos que puedes hacer es movilizarte. Necesitamos barrios despiertos, que cuiden de sí mismos, alerta de los peligros que les acechan.

Y en tercer lugar, porque después de presenciar la comisión extraordinaria del martes pasado https://www.youtube.com/watch?v=molhl4DtnQY, donde como dijo el regidor de la CUP, en lugar de hablar los grupos municipales, parecía que hablara el «lobby empresarial del turismo», es evidente que son necesarias manifestaciones como las de la Barceloneta recordando a qué situación nos ha traído este modelo descontrolado, y la necesidad de revertirlo. Sus exigencias también nos dicen que si no ponemos todos los esfuerzos posibles en revertirlo, lo que haremos es perder los barrios, la ciudad, porque «el barri és els seus veïns». Los barrios más afectados serán los más exigentes. Y se trata no solo de dar respuesta a los barrios más afectados, sino de evitar que las consecuencias de un mal modelo se extiendan a otros barrios. La presencia de la Barceloneta diu Prou en Sant Jaume no le hablaba solo al nuevo, también le lanzaba un mensaje al resto de partidos de la oposición.

Necesitamos muchos vecinos alerta, preocupados por su barrio si queremos ganar juntos la batalla por Barcelona.

Por eso no me enfadó (como esperaban algunos) la manifestación del otro día, por eso creo que a pesar de no estar de acuerdo en algunos de los motivos que alegaban porque la oposición los manipulará y tergiversará, lo que hace falta es empezar a cambiar el paradigma: para cambiar el modelo de ciudad, necesitamos una ciudad movilizada.