Dijous, 14 octubre, 2021

El independentismo y el misterio de la desaparición del 3XL y del anime en catalán

Muchos jóvenes veían contenido en catalán, compartían y creaban red en catalán.

Un éxito completo en la difusión y normalización de la lengua catalana entre jóvenes. Pero este idilio con el 3XL acabó abruptamente en 2012, curiosamente con el inicio del proceso independentista.

Si habéis pasado vuestra juventud o infancia en Catalunya entre finales de los 90 y 2010 es probable que os suene el 3XL, incluso es muy posible que en algunos os despierte un sentimiento de nostalgia y os venga a la cabeza algunas de vuestras series preferidas. Sin duda fue importante para muchos millennials y para los primeros zoomers pero, ¿qué era exactamente lo 3XL? ¿Qué ha significado para Catalunya que ya no esté? ¿Por qué desapareció? Son preguntas que quizás algunos ya os estáis planteando a raíz del título de este artículo; si os interesa, os invito a acompañarme en este réquiem por el 3XL, el mejor espacio de programación para jóvenes que nunca ha tenido la televisión catalana.

Empezamos con un poco de repaso de historia. ¿Qué era 3XL? No es fácil de definir, puesto que fue objeto de muchas transformaciones a lo largo de los años. Podemos encontrar su origen en los 90, cuando los canales 33 y Super 3 empezaron a promocionar el anime en catalán, haciendo doblajes de una calidad pocas veces vista en España (donde ya se hacía doblaje de anime, pero con una inversión mucho menor que en otros productos audiovisuales, con alguna pequeña excepción); pero este nombre no aparece hasta el año 2000, donde se estrena oficialmente el espacio de programación 3XL.net. Este espacio recoge y refuerza muchísimo toda la programación para jóvenes de entre 12-29 años, centrándose mucho en el anime en catalán como gran pilar, y emitiendo todos los mediodías (en la hora de comedor, por quien no se quedaba en la escuela/instituto) y por las tardes (al acabar el horario escolar) diferentes serías como Detective Conan, Sakura Cazadora de Cartas, Slam Dunk: la gran esmaixada, Inuyasha o muchísimas más, y algunas muy importantes que no he mencionado, pero que muchas recordaréis. Pero no solo esto, sino que también se emitían doblajes de series americanas e inglesas famosas, y se hacía programación centrada en el mundo virtual, creando incluso un espacio virtual donde ver series, interactuar con gente con los mismos gustos y jugar a algunos juegos.

Parece genial, eh? Muchos jóvenes viendo contenido en catalán, compartiendo y creando red en catalán, un éxito completo en la difusión y normalización de la lengua catalana entre jóvenes. ¿Cómo puede ser entonces que hace unos días salieran los datos de la Encuesta de Juventud diciendo que el uso del catalán se hunde entre los jóvenes barceloneses, sobre todo entre las rentas más bajas? Junts per Catalunya cree que esto es culpa del Ayuntamiento de Barcelona y, en este sentido, ha presentado en todos los distritos una proposición para incentivar el uso del catalán entre los jóvenes. Pero, como ya os habréis imaginado, vengo a poner los puntos sobre las ies, como joven, para ver si por fin nos escuchan en un tema que nos corresponde. La conclusión es sencilla y es que el idilio de los jóvenes con el 3XL acabó abruptamente en 2012, curiosamente con el inicio del proceso independentista, a pesar de que como en el propio proceso, ya hacía años que se estaba forjando a la sombra. Si entendemos que el proceso se origina, aproximadamente, con lo que pasó con el Estatuto de 2006, la desaparición del 3XL empieza al poco de pasar a ser 3XL.CAT; pero, ¿por qué? Pues tenemos que fijarnos en la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales, que gestiona la programación de la televisión catalana, la cual depende del Departamento de Cultura de la Generalitat y que, en aquel momento, ya estaba a manos de ERC. Al principio, el cambio a 3XL.CAT no generó demasiada preocupación, se reforzó el espacio y se siguió invirtiendo como siempre, actualizando sus contenidos web y de programación, a pesar de algunos cambios que no acabaron de convencer. Pero poco antes de pasar en manos de Junts per Catalunya (que entonces todavía se decía Convergència) extrañamente se empezó a reducir la programación y a cambiar los horarios de emisión, haciendo menos accesible todo su contenido. Finalmente, en 2010, se anunció que se retiraba el espacio con la excusa de crear un canal nuevo dedicado a este contenido.

Se podría pensar que un canal exclusivo con este contenido sería la mejor noticia; pero ya hemos dicho al inicio que esto sería un réquiem, y la música funeraria llega con Convergència entrando a la Consellería de Cultura. A finales del 2010, Convergència coge el control de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales y se estrena el nuevo canal 3XL pero… nadie lo ve. Los índices de audiencia bajan hasta límites insospechados en un espacio de tanto éxito, ¿por qué? Pues porque la inversión es mínima, la programación se ha reducido muchísimo y el último estreno de un doblaje nuevo de anime en catalán es de 2010; el nuevo canal no incluye ni una serie nueva, crearon un canal de reposiciones y mataron el contenido para jóvenes en catalán. Finalmente, la muerte definitiva del 3XL anuncia el inicio del proceso independentista; en 2012, mientras reclamaban la lengua y la nación, a la sombra, sin hacer demasiado ruido, moría el 3XL de la mano de los dos partidos independentistas.

Ahora todavía se estrenan algunas películas de anime en unos pocos cines y de vez en cuando, pero no habréis visto ningún videojuego en catalán, ni adaptaciones de las nuevas series, ni nada en Netflix u otras plataformas, salvo Sakura, que precisamente viene de la época del 3XL y tuvieron que incluir el doblaje en catalán antiguo debido al alta demanda de los usuarios. Decir que no hay demanda, o que a los jóvenes ya no les interesa la cultura en catalán es muy fácil, y te quita de responsabilidades, pero si echais un vistazo en internet veréis centenares de jóvenes buscando y pidiendo este contenido, con unas siglas que siempre se repiten: 3XL. Pero la cruda realidad es que no nos escuchan, y ahora no existe ya contenido mainstream en catalán para jóvenes; han patrimonializado la lengua y la han apartado de las calles. La han convertido en un producto solo disponible para quien se lo pueda pagar, una lengua elitista que ha abandonado la cultura urbana, la cultura friki, nos ha abandonado a los jóvenes… ¿De verdad os preocupa el uso del catalán entre los jóvenes de Barcelona? Nos lo habéis robado, nos habéis quitado nuestro idioma; quizás va siendo hora de devolverlo a quién pertenece: a la gente, también a los jóvenes.